AUTOCONCEPTO NEGATIVO Y AUTOESTIMA BAJA

Publicado en por Clara Ortega

AUTOCONCEPTO NEGATIVO Y AUTOESTIMA BAJA


 

DEFINICIÓN DEL PROBLEMA

El autoconcepto es la visión que cada uno tiene de sí mismo, sería como el espejo en el que nos observamos cada día. Imaginar que al mirarnos viéramos una imagen deformada, entonces estaríamos hablando de distorsión del autoconcepto. Pero ¿qué nos dice si se encuentra en un nivel negativo o positivo? Si al reflejarnos, nos vemos más guapos que nadie, diríamos que nuestro autoconcepto es demasiado alto, pero si pensamos que somos horribles y que rompemos el espejo al mirarnos, entonces sería bajo. Pues bien, eso es el autoconcepto, la imagen que tenemos de nosotros mismos, ya no sólo me refiero a la imagen exterior, sino a la interior. Y ¿qué ocurre cuando tenemos un autoconcepto negativo? Que la autoestima la tenemos baja. Así una persona que se dice así misma expresiones como: no valgo para nada, soy tonto/a, inútil o patoso, nunca lo conseguiré, no puedo, no sé… Son personas con este problema.

Es importante solucionarlo porque afecta en gran medida en la realización de todas las tareas, incluidas, por supuesto, las de la escuela, con lo que el niño puede sufrir continuos fracasos en la mayoría de las áreas.

Cuando se nos presenta este problema debemos buscar las causas. A veces están en el mal uso que tenemos de las palabras frente a los errores del niño, otras veces, puede ser sencillamente un reflejo de lo que ven en el adulto, pues recordemos que los niños aprenden muchas cosas por imitación y el espejo podemos ser nosotros. En cualquier caso, después de hacer un análisis de lo que puede haber provocado esa actitud en el niño, debemos buscar las soluciones.

Aquí os presento algunas que os pueden servir, pero recordad que es muy importante que familia y escuela estén coordinadas para poder solucionarlo.

 

OB JETIVO PRINCIPAL

Reforzar el autoconcepto del niño de tal manera que sea capaz de asimilar los errores  para así poder convertirlos en enseñanzas, y a su vez, tenga seguridad en sí mismo para enfrentarse a nuevos retos y llevarlos al éxito.

 

INTERVENCIÓN FAMILIAR

Qué debemos evitar

-       Compararlos negativamente con hermanos, familiares o amigos.

-       Destacar sus defectos.

-       Corregirle en público.

-       Quitarle responsabilidades.

-       Sobreprotegerles.

Qué debemos hacer

-       Resaltar siempre las cualidades

-       Enseñarle a aprender del error, porque debe saber que de los errores aprendemos mucho.

-       Debe realizar tareas de responsabilidad en casa, con y sin ayuda, dependiendo de la dificultad, y alabar lo bien realizadas que están.

-       Utilizar frases, como por ejemplo: Vales mucho, eres un genio, eres un artista, tienes un don… cada vez que haga bien alguna cosa.

-       Premiar el esfuerzo con cariño, palabras, regalos…, y procurar no reñirle en exceso cuando se equivoque.

-       Corregir directamente al error, no al niño (esto así no se hace, nunca decir: no sabes hacerlo, lo has hecho mal)

-       Enseñarle a aceptar sus limitaciones

-       Valorar mucho más el esfuerzo que el resultado

-       Entrenarle para la utilización de frases positivas. Por ejemplo, cuando haga algo bien hecho, aprender a decir, estoy contento porque lo he hecho bien y si lo hace mal: la próxima vez seguro que lo hago mejor.

-       Debe ver a menudo una sonrisa en los demás, para que pueda contagiarse de ellas y sacárselas también a él.

-       Cuando haga mal algo, se le debe cambiar de actividad, más tarde volveremos a ella porque si no, se bloquea de tanto repetirla y empieza a desanimarse, si es una tarea que es capaz de realizar, tiene que saber que deberá emplear más esfuerzo y cuando esté preparado debe retomarla. Al terminar se le dirá, enhorabuena, sabía que lo conseguirías, eres muy listo, o cualquier otra frase que le refuerce por el esfuerzo. También se le puede poner objetivos, si te concentras y lo logras ganas esto (un premio)

-       Evitar hablar en su presencia de los problemas que presenta, al contrario, debe escuchar a los demás hablar de sus cualidades.

 

INTERVENCIÓN ESCOLAR

Recomendaciones.

-       Realizar las correcciones a nivel individual, nunca en público

-       Felicitarlo por las tareas bien realizadas en público.

-       Favorecer el compañerismo, observando cualquier situación de riesgo para el niño en la que el profesor/a tuviera que intervenir.

-       Valorar el esfuerzo antes que el resultado.

-       Anteponer el favorecimiento de su autoestima a los resultados académicos, pues mientras no crea en sus posibilidades, cualquier actividad que le resulte relativamente compleja será un  muro infranqueable para él ya que se rendirá pensando que nunca lo conseguirá.

 

Y recordad que a veces el espejo en el que se mira podemos ser nosotros, por lo tanto, debemos observar los posibles errores que podemos estar cometiendo con ellos, bien palabras mal usadas, bien por nuestro propio autoconcepto, pues los niños nos imitan en sus aprendizajes.

 

Clara Ortega Ramírez

Etiquetado en ORIENTACIONES FAMILIARES

Comentar este post