Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

2020-02-19T11:09:07+01:00

9 REGLAS PARA ACABAR CON LAS RABIETAS

Publicado por Clara Ortega

El proceso de enseñanza-aprendizaje no es una tarea concreta en la que podamos obtener resultados inmediatos, sino un conjunto de actos que tendrán consecuencias a medio-largo plazo.

La educación de nuestros hijos es uno de los temas que más nos preocupan y buscamos desesperadamente la manera de actuar ante cientos de situaciones a las que nos enfrentamos diariamente. No es fácil compartir nuestros problemas familiares porque vivimos en una sociedad en la que si expresas tus dificultades, fracasos o adversidades, puedes encontrar a gente que termina de sepultarte emocionalmente. Es por ello, que tendemos a buscar asesoramiento en la web. Es económico, discreto y rápido.

Y bien, si has pinchado en este artículo es porque te sientes identificado/a con lo que acabas de leer. Por eso, voy a darte unas pautas básicas que podrás seguir en caso de encontrarte con las temidas RABIETAS:

  1. Mantén la calma. Respira hondo. No es fácil, pero tampoco imposible. Si tú no consigues relajarte, tu hijo/a tampoco lo hará.
  2. Procura dejarle sólo hasta que se encuentre más calmado. Tampoco es fácil. Es más, serán unos minutos insoportables que parecerán no acabar nunca.
  3. Asegúrate de que no tenga peligros alrededor, como objetos con los que pueda autolesionarse o una puerta abierta por la que pueda salir corriendo y caer por una escalera. Esto es muy importante.
  4. Unos cabezazos contra la pared o contra el suelo sólo servirán para darse cuenta de que su comportamiento no es muy práctico. Procura ignorarlo siempre echando un ojo sin que se dé cuenta para tenerlo vigilado.
  5. No respondas a sus provocaciones ni sientas lástima.
  6. Si se acerca para pegarte no se la devuelvas. En este punto, he de decir que nadie es perfecto y que si en un momento dado reaccionamos devolviendo el cachete no debemos sentirnos culpables, somos humanos con instinto y reacción. No hay que pegar porque ellos lo aprenden y lo ven aceptable si tú lo haces, pero si sucede de manera aislada no sirve para nada la culpabilidad. Además, si ellos la perciben e intentas compensarles, ellos tomarán el control.
  7. Cuando estén más calmados, aunque sigan llorando, debemos acercarnos y abrazarles. Poco a poco cuando vaya remitiendo el sofoco, intentaremos hablar con ellos. Hacerles ver que le comprendemos, pero que esa no es la manera y que a veces no se pueden hacer las cosas aunque nos encantaría hacerlas. Les propondremos alternativas positivas que les hagan sentir bien.
  8. Ten paciencia, infinita paciencia. Como he explicado antes, no verás rápidos resultados.
  9. Confía en ti y que nunca te vean débil. Los niños perciben las emociones y sabrán utilizarlas en tu contra. 

La clave está en la mezcla de amor, paciencia y diálogo. Las rabietas irán remitiendo con los meses. El punto álgido se encuentra entre los 2 y los 4 años. Intentarán a toda costa salirse con la suya. Debemos ser comprensivos porque ellos no entienden el "Ahora no, luego", "Eso no se puede"... Con mucho diálogo irán comprendiendo poco a poco lo que queremos decirles, cuando sean lo suficientemente maduros para asimilarlo. Por eso, es importante ser constantes en la disciplina, aunque a veces parezca que no sirve para nada, la enseñanza nunca cae en saco roto. Es como ponerse a ver crecer una planta día y noche. Crecen tan lento que sólo se percibe con tiempo, cuidado y paciencia.

 

Clara Ortega

Maestra de Audición y Lenguaje

Ver comentarios

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentarios

Girl Gift Template by Ipietoon - Alojado por Overblog